Navidad 2011


Por lo menos una vez al año, desde hace ya unos cuantos, tengo la suerte de viajar a Eslovenia. En algunos de estos viajes, he podido acercarme a Bled, un paraje mágico de este bello y pequeño país centroeuropeo, donde he tomado las siguientes fotografías, correspondientes al verano de 2007, el otoño de 2011 y el invierno de 2010 (¡me falta la primavera!). Creo que estaréis de acuerdo conmigo en apreciar que, a pesar de las preferencias que podáis tener, el lago de Bled continua siendo bello en cualquier metamorfosis producida por el paso de les estaciones, y bajo condiciones atmosféricas y lumínicas bien distintas.

Para este año que se acerca, que tanto se empeñan en anunciarnos con un tono gélido y tenebroso, os deseo que no perdáis nunca la capacidad de encontrar la Belleza -el Amor, la Luz, la esperanza,..- en cada momento de vuestra vida.

Presentació en català